Científicos proponen usar CO2 para producir energía limpia

Que el CO2 que provoca el cambio climático no sólo no escape a la atmósfera sino que se aproveche
para generar energía limpia es la propuesta presentada esa semana por científicos estadounidenses durante la reunión europea de Geociencias que se celebra en Viena.
La idea desarrolla la existente técnica de captura del dióxido de carbono (C02) que emiten las centrales termoeléctricas: el gas se inyecta a grandes profundidades en embalses naturales donde queda atrapado por la roca impermeable que lo cubre.
Ahora, un grupo de científicos propone que el gas no sólo se almacene, sino que se aproveche para producir energía.
La temperatura, que crece con la profundidad, hace que el gas se vuelva muy fluido y pueda usarse para transportar a la superficie, a través de pozos verticales, el calor y la presión que serviría para mover turbinas de producción de electricidad y sustituir al agua que utilizan las actuales plantas geotermales.
“Me gusta pensar que es una energía renovable que usa energía fósil como materia prima”, explica a Efe Jeffrey Bielicki, profesor de la Universidad Estatal de Ohio y uno de los desarrolladores de una idea de la que se habla hace tiempo en EEUU.
El gas se enfría y vuelve a inyectarse en el subsuelo y es presionado hacia abajo, donde se calienta y vuelve a subir.
De esa forma, se crea un “circuito cerrado” en el que el dióxido de carbono no sólo no sale a la atmósfera sino que, además, se aprovecha para producir electricidad, explica Bielicki,
“Los combustibles fósiles no van a desaparecer”, opina este científico, al recordar que estas fuentes de energías son muy abundantes y permiten producir energía que, si no se consideran los daños medioambientales, es barata.
“Si no van a desaparecer, lo que tratamos es de preocuparnos de algunos de los efectos colaterales”, resume.
Esta tecnología lograría así un triple objetivo: combatir el cambio climático, producir energía y ahorrar agua.
Aunque Bielicki reconoce que esta técnica está aún en una fase de desarrollo, confía en que el incentivo económico que encierra ayude a que fluya la financiación.
“El beneficio es que podemos vender la electricidad, hay un incentivo económico, lo que esperamos que lo haga más atractivo para los inversores”, cuenta.
De momento, gran parte de la tecnología y las técnicas necesarias (el almacenamiento de CO2 o las plantas geotermales) ya existen aunque, como dice Bielicki, “no se han puesto de una forma integrada”.
Por ello, opina que este tipo de infraestructuras podrían ser económicamente competitivas con centrales térmicas de carbón, plantas nucleares y fuentes de energía renovables.
Una de las ventajas de usar este CO2 líquido, sólo o en combinación con nitrógeno y agua, es que este gas extrae calor de forma más eficaz que el agua.
Así, la ubicación de estas plantas no quedaría limitada a áreas donde hay focos termales muy intensos relativamente cerca de la superficie, sino que podrían usarse en otras zonas más frías.
Además, al fluir más fácilmente que el agua, el CO2 caliente permite llevar a la superficie la misma energía con menos esfuerzo.
Con las altas temperaturas del subsuelo, el dióxido de carbono se expandiría tan rápidamente por la tubería que incluso eliminará la necesidad de usar bombas, y ahorraría energía.
Según Bielicki, los primeros modelos teóricos muestran que una planta de este tipo podría capturar el CO2 producido en un año por tres centrales térmicas de tamaño medio (unas 15 millones de toneladas), aunque desde entonces la tendencia ha sido bajar a dimensiones más pequeñas.
Incluso podrían establecerse sistemas binarios en los que cada central termoeléctrica pudiera tener asociadas una estación geotérmica funcionando con el dióxido de carbono que genera.
Entre los riesgos de esta tecnología destaca el de fugas que pudieran contaminar acuíferos potables, una posibilidad que Bielicki ve poco probable, ya que ese agua está muy por encima de las niveles a los que se inyectaría el CO2.
“No digo que no haya una posibilidad (de contaminación), pero cuando miras a los modelos computerizados, ves que no mucho dióxido de carbono puede llegar hasta donde está el manto freático”. asegura el científico estadounidense.
Fuente: http://globovision.com/cientificos-proponen-usar-co2-para-producir-energia-limpia/
 

¿Cómo afecta el cambio climático a los vinos?


Vinicultura
El calentamiento del planeta está afectando la composición de las uvas. Para que ello no afecte el sabor del vino, se están ensayando varias estrategias.

Kimberly A. Nicholas
Revista Investigación y Ciencia. Nº 466 julio 2015


Con el cambio climático, las temperaturas están ascendiendo en numerosas zonas vinícolas. Puesto que el calor provoca la acumulación de ciertos compuestos en las uvas, el ascenso continúa, el vino de una región dada podría cambiar de sabor.

Las temperaturas más cálidas dan lugar a un mayor contenido de azúcar en las uvas, lo que se traduce en la formación de más alcohol durante la fermentación. También modifican los compuestos minoritarios responsables de los aromas, que resultan esenciales en nuestra percepción del sabor.

Los viticultores están tomando medidas para intentar adaptarse al cambio climático, como reorientar las hileras de las vides o reordenar las hojas para obtener más sombra. Trasladar un viñedo a zonas más frescas resulta caro y no siempre da como resultado un vino con el mismo sabor, debido a las nuevas condiciones de humedad y de suelo.
Leer más:
http://www.investigacionyciencia.es/


Un ordenador que se hace pasar por un adolescente


Eugene Goostman, un ordenador programado para parecer un chico de 13 años, se ha convertido en la primera máquina en superar el test de Turing, una prueba para medir la inteligencia artificial, durante la que engañó a varios expertos, que creyeron que se trataba, realmente, de un adolescente. El creador del test predijo que algún día, las máquinas lograrían por superarlo.
 
Fuente: elcomercio.es

COP 20 en Lima Perú

Hace más de un decenio, la mayor parte de los países se adhirieron a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC en sus siglas inglesas) para reducir el calentamiento atmosférico y adoptar medidas para hacer frente a las inevitables subidas de la temperatura. En 1997, los gobiernos acordaron incorporar una clausula al tratado, conocida con el nombre de Protocolo de Kioto, que cuenta con medidas jurídicamente vinculantes y que tiene como compromiso la reducción en un 5% de las emisiones de CO2 sobre los niveles de 1990 durante el periodo 2008-2012.

La Conferencia de las Partes (COP en sus siglas en inglés) es su máxima autoridad con capacidad de decisión. Es una asociación de todos los países que son Partes en la Convención.

La COP se encarga de mantener los esfuerzos internacionales por resolver los problemas del cambio climático. Examina la aplicación de la Convención y los compromisos de las Partes en función de los objetivos definidos los nuevos descubrimientos científicos y la experiencia conseguida en la aplicación de las políticas relativas al cambio climático. Una labor fundamental de la COP es examinar las comunicaciones nacionales y los inventarios de emisiones presentados por las Partes. Tomando como base esta información, la COP evalúa los efectos de las medidas adoptadas por las Partes y los progresos realizados en el logro del objetivo último de la Convención.

La COP se reúne todos los años desde 1995. Desde ese año, se han celebrado 19 conferencias. La próxima Conferencia, la 20ª, tendrá lugar en Lima, Perú, en Noviembre de 2014.
Tomado de: http://www.contraelcambioclimatico.com 

OJO BIÓNICO



Estados Unidos aprueba tecnología biónica de retina artificial.

Se trata de un dispositivo provisto de una cámara y transmisores que permite mejorar su visión al paciente de retinitis pigmentosa.
El Gobierno de Estados Unidos aprobó una tecnología de retina artificial que constituye el primer ojo biónico para pacientes de este país, desarrollado en parte con apoyo de la Fundación Nacional de Ciencias, informaron hoy medios locales.
Según un comunicado de la Dirección de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA por su sigla en inglés), el dispositivo, con el nombre comercial de Argus II Retinal Proshtesis System, transmite por vía inalámbrica las imágenes de una cámara montada en anteojos a un conjunto de microelectrodos implantado en la retina dañada del paciente.
Ese conjunto, a su vez, envía señales eléctricas por medio del nervio óptico y el cerebro interpreta la imagen.
El Argus II es un microprocesador que contiene mil electrodos y fue desarrollado por Wentai Liu, profesor de bioingeniería en la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la Universidad de California, en Los Ángeles.
La aprobación por parte de la FDA beneficiará solo a los individuos que hayan perdido la visión como resultado de la retinitis pigmentosa (RP) profunda, una enfermedad que afecta a una de cada 4.000 personas en Estados Unidos.
El aparato recibió en 2011 la aprobación de las autoridades sanitarias de Europa y ya se ha implantado en más de 50 pacientes fuera de Estados Unidos.
La retinitis pigmentosa daña las células sensibles a la luz que recubren la retina y, gradualmente, disminuye la capacidad de la persona para distinguir la luz de la oscuridad.
El implante permite que algunos individuos con RP, que son completamente ciegos, localicen objetos, detecten movimientos, mejoren la orientación y la movilidad, y disciernan formas, incluidas letras grandes.
Aunque hay tratamientos que demoran el progreso de las enfermedades que degeneran la retina, no ha habido hasta ahora ningún tratamiento que pudiera reemplazar la función de los fotorreceptores perdidos en el ojo.
Tomado de El Comercio (15 de febrero de 2013).

Desarrollan glóbulos rojos sintéticos


La función primaria de los glóbulos rojos naturales es transportar oxígeno, y los glóbulos rojos sintéticos lo hacen muy bien, manteniendo el 90 por ciento de su capacidad de fijación de oxigeno después de una semana.

Sin embargo, los glóbulos rojos sintéticos son también capaces de liberar fármacos de manera eficaz y controlada, así como de transportar agentes de contraste de amplia distribución para incrementar la resolución en el diagnóstico por imágenes.

"Esta capacidad para crear transportadores biomiméticos flexibles para agentes terapéuticos y de diagnóstico, abre realmente toda una nueva gama de posibilidades en la liberación de fármacos y aplicaciones similares", valora Samir Mitragotri, de la Universidad de California en Santa Bárbara. "Podemos diseñar glóbulos rojos sintéticos para transportar agentes terapéuticos adicionales, tanto encapsulados en el glóbulo rojo sintético como sobre su superficie".

Además de sintetizar partículas que imitan la forma y propiedades de los glóbulos rojos sanos, la técnica con la que han trabajado los investigadores también puede usarse para desarrollar partículas que imiten la forma y propiedades de células enfermas.
Se espera que la disponibilidad de las células enfermas sintéticas conduzca a un conocimiento más profundo de cómo afectan a los glóbulos rojos ciertas enfermedades.

Tomado de http://www.solociencia.com/medicina/10012105.htm

Una breve carrera es mejor que una larga caminata


Lo que hace particularmente interesantes a los resultados del nuevo estudio es que éste se basa en el seguimiento de un mismo gran grupo de niños británicos que fueron estudiados en dos momentos distintos, con dos años de diferencia. Esto y el empleo de equipamiento de alta tecnología han permitido obtener las mediciones más exactas de grasa y de niveles de actividad logradas hasta ahora en un estudio de este tipo.
Los investigadores monitorizaron, inicialmente a los 12 años y luego otra vez a los 14, a más de 4.500 niños de un estudio longitudinal conocido como ALSPAC. El estudio es obra de la Universidad de Bristol.
Además de registrar el grado de actividad física de los participantes, también se midió su grasa corporal, un tipo de medición mucho más precisa que el Índice de Masa Corporal.
El trabajo sugiere que realizar incrementos incluso pequeños en la rutina diaria de ejercicio físico puede tener resultados notables a largo plazo, siempre y cuando el ejercicio que se escoja lo deje a uno sin aliento.

Usando las técnicas más modernas, los investigadores descubrieron que hacer a los 12 años de edad 15 minutos diarios de ejercicios que sean al menos moderados, redujo entre un 10 a un 12 por ciento la grasa corporal en los muchachos y muchachas cuando alcanzaron los 14 años. La condición es que la actividad tiene que ser lo suficientemente vigorosa como para hacer resoplar a la persona.
Tal como señala Riddoch, los resultados del nuevo estudio constituyen una indicación contundente de que, cuando nos preguntamos por qué los niños actuales de las naciones industrializadas tienden más que los de antes a tener sobrepeso o incluso obesidad, debemos examinar qué grado de actividad física tienen, en vez de culpar automáticamente a su dieta como la única causa.

Tomado de: http://www.solociencia.com/medicina